La posada

"A la vuelta de todo es cuando el programa se extiende y la escapada de fin de semana termina de justificarse y se tiñe de cierto romanticismo. Hay una casona de 1890 que vive recostada sobre las faldas del macizo de las Animas y hoy ha sabido equiparse como para esperar a los viajeros. Es posada, pero lleva nombre verde del árbol reinante, Las Acacias.
La entrada es un caminito de luces, carretas antiguas y arbustos decorativos que llevan hasta la puerta principal. Adentro son cinco habitaciones preparadas puntillosamente, cuidando hasta el último detalle, que se unen a partir de una típica galería de campo.
La calidez es aquí ley natural en todas sus acepciones. El fuego de los hogares entibia la gran sala de estar que se subdivide en tres desniveles, las velas andan esclareciendo con sepia lo oscuro de todo rincón...

...y Mónica, anfitriona por naturaleza, viene y va hacia la cocina, y vuelve siempre con algo nuevo y exquisito. Si se busca cariño para el paladar, hay que pedirle a ella las berenjenas asadas o las milanesitas de mozzarella, delicias de la cocina casera de la casa, y eso es sólo el principio.
Todos se las arreglan de maravillas para llevar adelante la posada, aunque siempre respetando las bases de un servicio de una media decena de estrellas. Los fines de semana de semblante romántico tienen aquí absoluta cabida. Es quizás uno de los lugares más perfectos para terminar una jornada de vuelos y recorridos tandilenses...”

Diario La Nación - Supl. Turismo - 14/07/00

La Posada

Todos los derechos reservados a Posada Las Acacias © . 2014
diseño y programación . summa